Menú
Ibéricos de
Salamanca
EL CUM LAUDE DE LOS IBÉRICOS

NOTICIAS

08/11/2016

Arranca la montanera, la mejor época para el cerdo Ibérico


La montanera es la época del año en la que el cerdo ibérico
coge su delicioso sabor, cuando el cerdo ibérico campa a
sus anchas por las dehesas de Salamanca, Extremadura y Andalucia, alimentándose
de bellotas, durmiendo y practicando ejercicio.

La montanera tiene lugar entre los meses de noviembre y
enero, justo antes de su sacrificio, y gracias al ejercicio que realizan los
cerdos ibéricos en las dehesas, al descanso y a la alimentación  a base de
bellota, el cerdo ibérico toma todo el sabor y las propiedades que tanto
buscamos en el embutido ibérico: la grasa infiltrada, lo que se
conoce como el veteado y ese sabor tan característico como exquisito. Lo
buscamos en jamones, paletas, lomos y lomitos; como seña de su calidad.

Solo los mejores cerdos son los que pasan por esta fase tan
importante. Entran en la dehesa con un peso entre 80 y 115 kilos y tras 60 días
de estancia, no menos, el cerdo está listo para su sacrificio, con un peso
entre 170 y 180 kilos. Y es que la dehesa se considera todo un paraíso para el
cerdo y uno de los hábitats naturales que se encuentran en mejor estado en toda
Europa. Un paisaje en el que convive el cóctel ideal para el cerdo ibérico: el
roble, el quejigo, el alcornoque y la encina.

 

Por otro lado hay que decir que los productos
ibéricos están considerados como cardiosaludables
, ya que gracias a la
alimentación del cerdo en la dehesa a base de bellotas, su grasa está compuesta
por casi un 60 % de ácido oleico, el mismo que lleva el aceite de oliva.

Algunas curiosidades sobre el cerdo ibérico

1. Además de alimentarse y descansar, el cerdo hace de
controlador de plagas de insectos que puedan afectar a la dehesa.

2. El cerdo ibérico puede llegar a comer nada más y nada
menos que entre 6 y 10 kilos de bellotas y 3 kilos de hierbas al día.

3. Aunque el quejigo es el primer árbol que da la bellota,
es la encina la que produce el más delicioso fruto para el cerdo, por ser el
más dulce, y el alcornoque el que da un fruto más amargo, pero más resistente y
duradero. Es decir, todos son importantes.

4. Al cerdo ibérico le encanta la bellota porque tiene un
sabor agridulce muy agradable, con alto contenido en azúcares.

 

Ahora ya sabes de dónde procede ese jamón, ese salchichón,
el exquisito lomo... y ese chorizo que hace las delicias
de los paladares más gourmets.

Nuestro consejo: si quieres asegurarte de que el embutido
ibérico sea de calidad, busca el etiquetado de la marca de garantía IBÉRICOS DE SALAMANCA 

© Asociación de empresarios de Ibérico
Desarrollo Web Grupo Undanet