Menú
Ibéricos de
Salamanca
EL CUM LAUDE DE LOS IBÉRICOS

NOTICIAS

16/03/2017

Ibéricos de Salamanca: fuente de placer y bienestar


Calidad y sabor de primer nivel y una textura
única caracterizan a los productos de nuestros socios de Ibéricos
de Salamanca.
 Esto no es más que el resultado de un minucioso proceso
de elaboración artesanal, supervisado con estrictos controles que garantizan su
calidad y le otorgan marca de garantía propia, que puedes
identificar a través de las etiquetas o del logotipo de cada uno de ellos.
El embutido ibérico prima la calidad sobre la cantidad y
el espíritu artesanal, lo que le confiere un sabor propio y una
calidad superior.

Ibéricos de Salamanca: el milagro de su sabor

La marca de garantía salmantina certifica el jamón
ibérico
 y otros embutidos tradicionales, como el salchichón, el
lomo o el chorizo. Esta certificación queda plasmada en nuestro
etiquetado, ofreciéndote la garantía de la adquisición de ibérico y, por
supuesto, de nuestra calidad.

La calidad de los
embutidos ibéricos exige un largo proceso que comienza con la selección y
el cuidado de los cerdos. Para obtener la mejor materia prima es necesario que
estos sean de raza ibérica y que se muevan en libertad, durante unos
meses, en régimen de montanera por nuestras dehesas, alimentándose de
pastos naturales y bellotas. Este aspecto determina, en un porcentaje muy
elevado, la calidad de los productos ibéricos.

En el caso de los
jamones, el proceso de salado es manual y la cantidad se estipula minuciosamente
en función del tamaño de cada pieza, lo que constituye una de las claves
de su exquisito sabor. En el resto de los embutidos, los adobos
se hacen con especias u otros productos naturales y se atan a
mano.

El proceso de curación de los jamones ibéricos se realiza en secaderos
naturales
 con condiciones especiales. Esto junto con las
condiciones climáticas de nuestro clima continental, caracterizado
por inviernos fríos y viento seco, son factores ideales para obtener las
mejores chacinerías ibéricas. Se controla día a día el proceso, regulando
manualmente la entrada de aire para que se vayan curando lentamente y sin
prisas y vayan adquiriendo su sabor.

Después del secadero, los productos ibéricos se trasladan a las
bodegas, donde continúan con su proceso de maduración y donde van adquiriendo
el sabor, la textura y el aroma que los caracterizan
. Un proceso largo,
controlado y con procesos artesanales que garantizan la calidad única que
distingue a Ibéricos de Salamanca.

 

Ibéricos de Salamanca: calidad suprema

De la conjunción de la mejor raza de cerdos, la ibérica; de las mejores
características de nuestro clima que permiten curar en condiciones adecuadas de
temperatura y humedad los productos;  de las propiedades ecológicas de las
dehesas; y de los procesos artesanales de elaboración surgen los productos
chacineros excepcionales de Ibéricos Salamanca, el cum laude de
los ibéricos.

 

© Asociación de empresarios de Ibérico
Desarrollo Web Grupo Undanet